Los sistemas de calidad de los 3PL serán clave para vencer a la COVID-19

Dos empleados de UPS revisan el inventario en un depósito

La pandemia de COVID-19 elevó drásticamente las inversiones en logística de los servicios de salud.

Con la salud de la humanidad como objetivo final, aumentar la velocidad de llegada de tratamientos y muestras para pruebas de manera confiable de un lugar a otro siempre es importante para los servicios de salud.

Ahora, con más de 100,000 nuevos casos de COVID-19 diagnosticados a diario solo en Estados Unidos y con otras enfermedades estacionales como preocupación inminente, las cadenas de suministro son literalmente una cuestión de vida o muerte. Al igual que los pacientes, las cadenas de suministro deben mantenerse sanas, y, al igual que con los pacientes, pueden presentarse complicaciones.

Es fácil pensar en una cadena de suministro de servicios de salud como un proceso continuo que transporta medicamentos del fabricante al centro de distribución, a la clínica y al paciente. Sin embargo, con mayor exactitud, una cadena de suministro es un conjunto de piezas móviles; son unidades que trasladan productos por etapas.

Cualquier hecho que detenga el movimiento en una sección, cualquier punto de compresión, puede comprometer los tratamientos de sanación, la salud y la seguridad del paciente.

Los desafíos urgentes de la década de 2020 requieren proveedores de logística externos (3PL) para organizar y operar cadenas de suministro de máxima integridad. Los sistemas de calidad deben garantizar la integridad del almacenamiento y los envíos en cada punto del transporte.

La absoluta complejidad de algunos desafíos de logística de los servicios de salud puede resultar abrumadora. Por ejemplo, considere lo que se necesitará para entregar de manera universal una vacuna de COVID-19.

La creación de suficiente inmunidad en todo el mundo para que la humanidad supere de forma segura la pandemia requerirá unos cinco mil millones de dosis de vacunas y todo indica que se requerirá una dosis de refuerzo. Esto significa que deben fabricarse 10 mil millones de dosis, y distribuirse y administrarse de manera global a velocidades suficientemente rápidas para evitar que el virus desarrolle resistencia.

Para añadir complejidad, existe una gran probabilidad de que cualquier vacuna contra la COVID, como cualquier producto biológico, probablemente necesite almacenamiento y envío a temperaturas tan bajas como -80 grados Centígrados. Las cadenas de suministro necesitarán capacidades sofisticadas de cadena de frío sin concesiones en ningún punto.

¿El resultado final? El almacenamiento y la entrega de 10 mil millones de dosis de vacunas que salvan vidas requerirán un asociado proveedor de logística externo con una combinación realmente extraordinaria de experiencia, conocimientos especializados e infraestructura.

El puñado de compañías farmacéuticas que encabeza la carrera de las vacunas no tiene la infraestructura necesaria para enviar 10 mil millones de dosis de vacunas a todo el mundo: a megaciudades, pueblos de montaña, islas y comunidades en el desierto.

Bandeja con vacunas de coronavirus que requieren almacenamiento ultrafrío

Los fabricantes tendrán que externalizar al menos partes de sus cadenas de suministro para obtener la velocidad y el alcance necesarios. Esto añade complejidad a la cadena de suministro y aumenta el potencial de puntos de compresión.

¿Qué compañía, tras el tremendo logro de desarrollar una vacuna, desea exponerse a una adulteración a causa de la ineficiencia de la cadena de suministro o a problemas de gestión de calidad?

La confianza también es un problema. Estamos viendo una mayor preocupación del público por la integridad de una posible vacuna contra la COVID-19.

Las preguntas persisten sobre la velocidad de desarrollo, la supervisión/investigación regulatoria, los riesgos a largo plazo, etc. Las personas que carecen de confianza en la investigación de vacunas o en su transporte pueden decidir no vacunarse, perpetuando así la pandemia.

Entonces, los sistemas de calidad de cada proveedor de logística externo deben tranquilizar a los escépticos de las vacunas.

Todos los elementos (velocidad, equipo, confiabilidad, monitoreo de la cadena de frío, etc.) deben funcionar sin problemas. Incluso una pequeña falla podría amplificarse en el mercado, profundizando el recelo y la falta de confianza y retrasando la inmunidad global efectiva.

El término "global" eleva aún más la vara para los proveedores de logística externos. Operar sin problemas una cadena de suministro mundial es un reto que no todos los asociados pueden cumplir.

Entre los activos más valiosos de los asociados proveedores de logística externos se encuentra su conocimiento global. Para vacunas (y otros productos biológicos emergentes), el proveedor de distribución y transporte adecuado conocerá los requisitos exactos de transporte y almacenamiento, país por país. Algunos ejemplos incluyen: ¿Qué reglas estrictas se aplican en esta nación? ¿Qué normas ambientales se deben cumplir en ese caso? ¿En dónde se requiere un etiquetado especial? ¿Cuáles son las normas de almacenamiento? Un asociado proveedor de logística externo experto conoce estas respuestas por adelantado.

Algunos países tienen normas estrictas para el transporte de productos de los servicios de salud. Otros no. Un proveedor de logística que desconoce las normas (o que las ignora deliberadamente) puede dañar un envío, la eficacia de las vacunas y la reputación de la vacuna y del asociado de logística ganadas con tanto esfuerzo.

El proveedor de logística externo debe poder mirarlo a los ojos y decirle que su cadena de suministro se trata de los pacientes, no solo de los kits de pruebas, de la cadena de frío ni de la integridad de la vacuna. En esa mentalidad realmente comienza un sistema de calidad.

Las mejores compañías proveedoras de logística externas conocen la calidad y el cumplimiento desde el interior.

Por ejemplo, muchos profesionales de UPS han migrado a la compañía desde áreas de servicios de salud, llevando perspectivas líderes de la industria a las decisiones y los procesos. Esa base de cultura adecuada y gente adecuada impulsa las acciones adecuadas.

Para seguir siendo el mejor asociado proveedor de logística externo en la industria, UPS Healthcare cuenta con un programa de certificación de Buenas Prácticas de Distribución (GDP) de proveedores preferidos que califica a proveedores externos y garantiza que nuestras opciones de transportistas cumplen las exigencias de las empresas y las normas de calidad. Observamos tres áreas.

  1. ¿Qué requieren los organismos reguladores? El conocimiento de las normas de calidad inicia el proceso de certificación.
  2. ¿Qué se espera de los organismos reguladores? UPS quiere brindar servicio a clientes a niveles más allá de lo expresamente prescrito por la ley. Esto incluye el cumplimiento de las normas de certificación GDP cuando corresponda y la orientación e interacción adecuadas respecto de los organismos reguladores.
  3. ¿Qué hay más allá de las normas? Aspiramos a las mejores prácticas de la industria.

Nuestro proceso garantiza que solo manejen sus productos proveedores preferidos que cumplan de manera constante las normas de GDP.

El componente definitivo de cualquier sistema de calidad es su gente: un equipo experimentado de profesionales integrado en una cadena de suministro de proveedores de logística externos. La atención humana no puede sustituirse en los servicios de salud. Nuestros servicios de proveedores de logística externos están en manos de profesionales de servicios de salud guiados por un simple credo:
La calidad es lo primero. Impulsados por el paciente.

Mujeres sonriendo

Hablemos

Nos encantaría saber más sobre sus necesidades empresariales.

Comuníquese con nosotros para saber cómo un plan de logística personalizado puede ayudarle a posicionar su negocio para el éxito.

Pregúntele a un experto